La libertad de elegir

Uno de los conceptos más importantes que aprendí, y que mas influencia ha tenido en mi vida, ha sido el hecho de saber que los seres humanos tenemos el enorme privilegio de elegir ante las situaciones que nos plantea la vida. 
Me gustaría compartir con Uds. un fragmento del libro escrito por Viktor Frankl, “El hombre en busca de sentido”
Viktor E. Frankl fue catedrático de Neurología y Psiquiatría en la Universidad de Viena y Director de la Policlínica Neurológica Vienesa durante veinticinco años. Frankl era un determinista, educado en la tradición de la psicología freudiana según la cual lo que nos sucede de niños da forma a nuestro carácter y personalidad, y gobierna básicamente la totalidad de nuestra vida. Los límites y parámetros de nuestra vida estarían fijados y, en lo esencial, no sería mucho lo que podríamos hacer al respecto.

Frankl era también psiquiatra y judío. Estuvo encerrado en campos de concentración de la Alemania nazi, donde experimentó cosas tan repugnantes para nuestro sentido de la decencia que incluso repetirlas aquí provocaría zozobra. En los campos de concentración fue donde cambio su postura determinista, dice en el libro:

“..Este intento de ofrecer una descripción psicológica y una explicación psicopatológica de las características típicas de la psicología en un campo de concentración quizá pueda inducir a pensar que el hombre es un ser completa e inevitablemente determinado por su entorno. Pero, ¿qué decir de la libertad humana? ¿No existe una libertad espiritual frente a la conducta y al entorno? ¿Es correcta la teoría que nos presenta al hombre como un producto de unos factores condicionantes, bien sean de naturaleza biológica, psicológica o sociológica? ¿Acaso el hombre es un mero producto fortuito del sumatorio de estos factores? Y, lo que es más importante, ¿demuestran las reacciones psicológicas de los internos que el hombre es incapaz de escapar a la influencia de las circunstancias externas, cuando éstas son tan asfixiantes como las reglas de un campo de concentración? ¿Carece el hombre de la capacidad de decisión interior cuando las circunstancias externas anulan o limitan la libertad de elegir su comportamiento externo?

 Puedo contestar a las preguntas anteriores desde la óptica de la experiencia y también con arreglo a los principios. Las experiencias de la vida en un campo demuestran que el hombre mantiene su capacidad de elección. Los ejemplos son abundantes, algunos heroicos; también se comprueba cómo algunos eran capaces de superar la apatía y la irritabilidad. El hombre puede conservar un reducto de libertad espiritual, de independencia mental, incluso en aquellos crueles estados de tensión psíquica y de indigencia física.

Los supervivientes de los campos de concentración aún recordamos a algunos hombres que visitaban los barrancones consolando a los demás y ofreciéndoles su único mendrugo de pan. Quizá no fuesen muchos, pero esos pocos representaban una muestra irrefutable de que el hombre se le puede arrebatar todo salvo una cosa: la última de las libertades humanas -la elección de la actitud personal que debe adoptar frente al destino- para decidir su propio camino”

Maravillosa historia que me lleva a preguntarme una vez más si los seres humanos necesitamos pasar por experiencias traumáticas para cambiar nuestra actitud frente a las cosas que nos suceden.

La capacidad de elegir la actitud personal frente al destino, hermoso.

Te pusiste a pensar alguna vez que hoy sos el producto de tus elecciones del pasado, y que las elecciones que hoy estas haciendo son las que van a marcar tu futuro. Esta capacidad de elegir nos hace responsable de nuestro destino y ya no podes decir que sos el resultado de las circunstancias de la vida. Y es desde esta responsabilidad que nos hacemos cargo de lo que nos pasa.

Siempre estamos eligiendo, ante un nuevo hecho, ante una reacción, ante cualquier cosa que nos suceda tomamos decisiones, y esas decisiones dependen de nuestras elecciones. Por eso lo más importante es ampliar el espacio que hay entre el estímulo y la respuesta, porque cuanto mas grande sea este mejor será nuestra elección. Entre el estimulo y la respuesta que damos es donde reflexionamos, donde tenemos que estar consciente de nuestras emociones y estados de animo porque en definitiva es en ese espacio donde elegimos la actitud personal frente al destino.

Seguramente en varias ocasiones te encontraste con personas que siempre están buscando culpables a lo que les pasa. La culpa es del gobierno, la culpa es de mi jefe, la culpa es de mi esposa/o, etc. siempre el foco esta puesto afuera. Y atrás de esta culpa siempre aparece el “Si hubiera” que lo único que hace es poner a la persona fuera de la cancha de juego. Son los que miran desde la tribuna porque nunca juegan, no son protagonistas porque ese es el lugar menos comprometido. La vida esta en contra de ellos. Surge así la postura de la victima, una persona presa de los acontecimientos que los demás generan. Como no son culpables de nada, lo que obtienen es la inocencia en todos sus actos, pero así también la impotencia porque nada pueden resolver.

Si uno quiere ser parte de la solución, indefectiblemente debe ser parte del problema.

¿Cuál es la relación de este tema con el Liderazgo?

La respuesta a esta pregunta la voy a abordar desde dos puntos de vista.

El primero de ellos tiene que ver con la elección de ser un líder. Vengo manifestando en otras publicaciones que el Liderazgo es una elección, es una vocación que surge de nuestros talentos y nuestra pasión por liderar. El liderazgo en definitiva es un acto de responsabilidad y cuando el mismo esta enfocado en las personas los líderes son responsables de que ellas estén bien, de que ellas sean comprendidas, de que ellas puedan desarrollar sus talentos, de que ellas sean respetadas, de que ellas puedan satisfacer sus necesidades. Y esta responsabilidad se elige.

Por lo tanto frente al estimulo de la oportunidad para liderar personas y la respuesta que demos a la misma esta la capacidad de elegir ser líderes y esa elección debe ser consciente sabiendo la responsabilidad que vamos a asumir y como la vamos a llevar a cabo.

Lamentablemente en la mayoría de las elecciones de este tipo prima más el rédito económico y el reconocimiento de ser líderes más que la consciencia de la responsabilidad que se toma. Así el mundo esta lleno de jefes que por el solo hecho de tener la autoridad que le da la jerarquía se consideran lideres.

El segundo punto de abordaje a la pregunta formulada tiene que ver con la responsabilidad de nuestros actos. Un líder debe ser responsable de sus elecciones y dentro de estas elecciones no solo esta la de ser líder sino también la de elegir el proyecto que va a llevar a cabo, el equipo de personas con las cuales va a trabajar, etc. No es posible que un líder deslinde sus responsabilidades haciendo responsable a sus liderados. NO es posible que una victima pueda ser líder, a lo sumo podrá ser jefe. Como dice Jim Collins en su libro Good to Great, “Los líderes del nivel 5 miran afuera para atribuir el éxito a factores distintos que sí mismos. Cuando las cosas van mal, se miran en el espejo y se culpan, asumiendo una responsabilidad total”

En definitiva la capacidad de elegir nos hace responsables de nuestro destino y si ese destino es el Liderazgo debemos aprender día a día a aumentar el espacio entre el estimulo y la respuesta porque nos va a permitir realizar mejores elecciones que van a impactar en las personas que lideramos.

Deseo que a partir de ahora, si no lo eres, seas el artífice de tu destino!!!

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a La libertad de elegir

  1. Alejandro Bertotti dijo:

    Muy interesante. En los tiempos que nos toca transitar, cada vez se necesitan mayores ejemplos que estimulen y permitan espejar sanas actitudes. Sin EDUCACION estaremos inmersos en confusión y depresión social. Un buen LIDERAZGO necesita una sociedad que interactue y se complemente, sin necesidad de provocar penetración intelectual que impide discurrir y sumar.-

  2. Ernesto dijo:

    Estimado Gustavo:

    Muy breve mi comentario, comparto una frase que siempre me acompañó en la gestión, conducción y liderazgo de equipos de ventas:
    “somos responsable por lo que hacemos, y no víctima de lo que nos sucede” entendiendo que vamos construyendo, siendo ejecutores y gestores del camino, en tal sentido los errores, aunque muchas veces nos duelan, son oportunidades de aprendizaje y de mejora, así vamos tejiendo el destino propio y aportando al de quienes nos rodean en un equipo de trabajo.
    Cordialmente.

    • Gracias Ernesto. Una de las primeras cosas que les comuniqué a las personas que lidero fue por medio de una filmina que decía: “el Herror es una oportunidad de aprendizaje”. Obvio que la H esta a proposito pero los líderes debemos desdramatizar el error para que nuestros liderados puedan hacerse cargo de sus elecciones, aprender y de esta manera crecer. Lamentablemente hay mucho que no piensan lo mismo.

  3. eduardo dijo:

    Hola:
    si bien es cierto que lo que nos sucede de niños, da forma a nuestra personalidad y actitudes a tomar, tambien es cierto que uno tiene el privilegio de grande a elegir su
    camino.
    yo creo que como aqui se menciona… posiblemente sea necesario pasar por momentos extremos en la vida que nos lleven a reflexionar y elegir que es lo que queremos para el futuro.
    porque digo esto? porque no a todas las personas les es facil ser lideres en algo…porque nunca pasaron por momentos que lo hagan refexionar y entrar en su interior, es mas hay personas que actuan en forma sincronizada , porque toda la vida quizas, estan “etiquetados” en algo por llamarlo asi y nunca tuvieron la visión de crecer.
    creo que cada uno es responsable de su vida , y ovbiamente tiene la libertad de elegir tanto en su vida como en lo laboral.
    si,es magnifico poder elegir, porque forjas tu destino , pero puede ser que algunas personas no se animen a esos cambios por temor a lo que sucederá..
    muchas personas estan o creen estar conformes con su vida , porque nunca se animaron a más .
    el temor al fracaso es algo muchas veces mayor a pensar que pueden cambiar radicalmente su vida.
    en cuanto al liderazgo ,no existe si no se tiene la conviccion y la responsabilidad de que lo que se esta haciendo es lo correcto y que va a cambiar una empresa.
    si no sería muy facíl liderar (has lo que yo digo pero no lo que yo hago).
    y ademas tiene que tener el acompañamiento de los que lo rodean, porque cuando eso no ocurre ,es que algo falló .
    un abrazo

    • Gracias Eduardo. Adhiero a todo lo que decis y solo voy a agregar algunas cosas que pueden aportar a tu comentario. Desde mi óptica no muchas personas se detienen a pensar sobre lo que quieren para sus vidas, aún algunas que pasan por momentos extremos y creo que ahí esta la diferencia entre las personas que llegan a ser líderes de las que no. Si no aprendes a liderar tu propia vida es imposible que puedas liderar a otros. Si de grande seguimos culpando a lo que nos paso de niños y a nuestras elecciones estamos eligiendo las explicaciones desde un lugar de victima y no de responsables de nuestro destino. Por eso el liderazgo es una elección y la primera de todas es liderar tu vida, tomar el mando de ella e ir por tu destino. Porque en definitiva uno es responsable de dar el 100% de sus posibilidades y el resultado puede o no ser el buscado y de no serlo tener la paz de haber dado todo es el estado de ánimo que debe prevalecer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s